El boom de la “conciencia fonológica” por Rufina Pearson

http://www.jel-aprendizaje.com

En los últimos años, los profesionales y maestros del nivel inicial han volcado su interés en un concepto antes desconocido o poco dilucidado, hoy denominado “conciencia fonológica” (CF), el cual se refiere a la habilidad para manipular los sonidos aislados del habla en forma mental. Maestras y directoras del nivel inicial se encuentran ávidas por desarrollar esta destreza sabiendo que juego un rol importante pero no sabiendo exactamente su especificidad y qué debieran hacer con los conceptos previos. Conceptos previos tanto en torno a la enseñanza del alfabeto o conocimiento de letras (CL), como a la inmersión global en la escritura (enfoque constructivista) no se sabe cómo integrarlos a este aparente nuevo “boom”.

Mas allá de cuál sea el enfoque metodológico del nivel inicial, y sin entrar en discusiones de estilos de enseñanza, es de importancia saber y tomar conciencia de que estudios en diversas lenguas demuestran que existen dos funciones críticas para aprender a leer: CF y CL. Este artículo se referirá explícitamente a la función de estas destrezas tan necesarias a fin de esclarecer a docentes y directivos en la importancia del aporte científico el cual no hace sino dar luz para actuar en forma preventiva y activa en pos de una más efectiva alfabetización.

Estas habilidades se influencian recíprocamente y ambas, juntas, inciden en el desarrollo de la lectura. Entrenando en una destreza, debería ayudarse a mejorar la otra. Existe amplia evidencia en estudios norteamericanos, también en español (Pearson 2001-2004) que demuestra que el conocimiento de letras y la habilidad para manipular sonidos están correlacionados con estadíos tempranos del aprendizaje de la lectura y de la escritura.

Existe evidencia también demostrando que para comprender las relaciones entre las letras y su sonido, se necesita cierta destreza en la conciencia fonológica, la cual antecedería al reconocimiento de letras. Una vez comprendida la correspondencia entre letra-sonido, el mayor reconocimiento de letras alimentaría a su vez un mayor desarrollo de la conciencia fonológica.

Existe evidencia que demuestra también que éstas habilidades se necesitan mutuamente, es decir, un niño no puede lograr la lectura con un buen reconocimiento de letras y baja conciencia fonológica y viceversa: un buen nivel de conciencia fonológica sin exposición a las letras tampoco permite alcanzar la lectura. Por lo tanto ambas destrezas por separado no son suficiente para el aprendizaje de la lectoescritura. Se necesita tanto de la conciencia fonológica como del conocimiento de letras para acceder a la lectura.

Tomando en cuenta el valor predictivo-causal de ambas destrezas, estudios de entrenamiento específico en estas destrezas deberían demostrar un amplio progreso en el desarrollo de la lectoescritura y poca incidencia en el desarrollo de destrezas de otro tipo como por ejemplo en el área de cálculo. Esta hipótesis fue demostrada no sólo en lenguas extranjeras sino en el español en un estudio realizado en escuelas de la Capital Federal (Pearson 2004). Bajo un entrenamiento de tan sólo 10 semanas en conciencia fonológica y conocimiento de letras, niños preescolares mejoraron sus conocimientos de lectoescritura a diferencia de la evolución en destrezas básicas de cálculo (www.jel-aprendizaje.com -ver fundamentación estadística JELK).

Existen estudios en lenguas extranjeras (inglés-zueco) que demuestran que ambas habilidades son independientes pero igualmente necesarias para el aprendizaje de la lecto-escritura. En un estudio hecho en niños en inicio del preescolar (Caravolas et.al, 2001), se evaluó con qué destreza los niños podían manejar fonemas de letras desconocidas, reconocer letras de sonidos desconocidos y asociar efectivamente letra-sonido. Los resultados mostraron que además de asociar efectivamente un número no mayor a 8 o 14 letras, los niños podían manipular mentalmente fonemas de letras no reconocidas por su grafismo y viceversa, reconocer letras a las cuales no asociaban los sonidos. Esto demuestra que la habilidad para manipular fonológicamente fonemas (CF) no es simplemente el resultado de conocer los grafemas (CL) y viceversa. No obstante, es cierto que el conocimiento de los fonemas correspondientes a cada letra, facilita la manipulación mental de los fonemas, destreza que incidirá directamente en la posibilidad de representarlo gráficamente. Claramente, los niños que no manejan el nombre o el sonido de las letras no pueden utilizarlo en la escritura.

Un modelo de causales-predictores de la lectura inicial podría simplificarse en el siguiente cuadro:

Conciencia fonologica

Hemos revisado en este artículo dos de las más probadas destrezas que inciden más directamente en el desarrollo de la lectoescritura. Sin embargo, no hay que desestimar otras destrezas que también cumplen un rol importante en el desarrollo de la lectoescritura, como es por ejemplo el nivel de lenguaje oral. Además, no hay que olvidar que estas destrezas descriptas son importantes en el inicio de la lectoescritura (preescolar-primer grado). Con el tiempo y la edad, las destrezas que intervienen en la lectura varían y se diversifican, poniéndose en juego también destrezas relacionadas con factores más precisamente ortográficos y de automaticidad.

Bibliografía:

Caravolas, M, Hulme, C., Snowling, M (2001). The foundations of spelling ability: evidence from a 3 year longitudinal study.

Hulme, C., Snowling, M., Caravolas, M., Carroll, J. (2005): Phonological Skills are probably one cause of success in Learning to Read

Pearson, R, Siegel, L., Pearson J., Sanchez Negrete A., (2004) “Aplicación de un programa de entrenamiento en conciencia fonológica en preescolar